El Seguro de Pérdida Total garantiza tu patrimonio y tu inversión

Sabemos que obtener un auto hoy en día no es nada sencillo, pues representa una enorme inversión así como una gran responsabilidad, por lo que estar protegido ante todo riesgo es indispensable, sobre todo con un Seguro de Pérdida Total.

Existe una enorme cantidad de amenazas y riesgos que vulneran diariamente la seguridad y bienestar de nuestro auto y de nosotros mismos.

Tan solo en una acción tan sencilla como conducir por una calle o dejar el auto estacionado un par de minutos puede haber grandes riesgos que representen inclusive la pérdida total.

Ya sea por choques con otros autos, caída de objetos, fenómenos naturales o el robo de la unidad, en cuestión de segundos podemos perder completamente uno de los patrimonios más importantes.

Si tomamos en cuenta el alto valor monetario que tienen estos vehículos, sumados a su importancia y utilidad en la vida diaria, la pérdida es totalmente desastrosa, ya sea personal y económicamente hablando.

Esto es más grave aún cuando el auto era pieza fundamental del trabajo o fuente de ingresos de una persona o familia.

Por ello es indispensable contar con una Cobertura de Pérdida Total, la cual nos garantice la protección e indemnización en caso de que llegue a ocurrir este lamentable hecho.

En Mejorsegurodeauto.mx te traemos toda la información y las mejores coberturas para garantizar la permanencia y bienestar de tu vehículo.

¿Por qué es importante contar con un Seguro de Pérdida Total?

Actualmente son muchos y muy comunes los incidentes que pueden llegar a afectar tu auto, decrecer su valor o inclusive representar una pérdida material, ya sea por daños materiales o por robo.

En especial en un país como México, donde las estadísticas de accidentes y delincuencia en los últimos años son realmente preocupantes.

Y es que solo hace falta ver los reportes recientes en cuanto incidencia de todo este tipo de siniestros automovilísticos en los que nuestro país siempre figura entre los primeros lugares.

En cuanto a los accidentes vehiculares debemos mencionar que al año se registran en México cerca de 2.5 millones de accidentes viales, de los cuales 1 de cada 3 es de gravedad.

Este es un indicador realmente preocupante debido a que por más pequeño o aparatoso que sea un accidente, los costos siempre son elevados.

Ya sea que únicamente se presente un golpe menor y meramente estético, donde se deberá pagar los gastos de reparación en pintura y hojalatería.

Sin embargo en los golpes más graves es posible que haya implicaciones mecánicas que afecten algún sistema del vehículo, los cuales siempre son altamente costosos, ya sea por la mano de obra y por las refacciones.

Y en el peor de los casos, estos daños pueden llegar a ser tan graves o costosos que prácticamente sea imposible reparar la unidad, ante lo cual se declarará la pérdida total.

Esto no sólo es en el caso de los daños materiales, pues puede haber una pérdida total por robo de la unidad.

Lamentablemente es una realidad que en las últimas décadas la criminalidad y la violencia han aumentado de forma dramática en todo México.

Y aunque hay algunos municipios o estados con menos incidencia que otros, la realidad es que el aumento es generalizado y pocos lugares pueden considerarse seguros.

Entre estos delitos resalta el robo de autos y autopartes, ya sea con y sin violencia.

A pesar de las avanzadas medidas de seguridad que hay disponibles hoy en día, este delito sigue en aumento, sin importar el tipo de vehículo, marca, modelo y año.

Por lo que todos nos encontramos indiscutiblemente vulnerables a perder del día a la mañana nuestro patrimonio, aquel que tanto nos costó conseguir.

¿Ante qué me protege la Cobertura de Pérdida Total?

Esta cobertura brinda protección ante una extensa serie de riesgos y situaciones que pueden representar la pérdida completa del valor de nuestro vehículo o su permanencia con nosotros.

Como lo hemos mencionado, existen diversos factores, desde naturales hasta humanos o simples accidentes que pueden llevar a un desafortunado desenlace.

Entre los principales factores de riesgo se encuentran:

Accidentes Viales, el principal riesgo

Estos suelen representar una de las causas principales de pérdidas parciales y totales en México y el mundo entero.

Esto resulta obvio debido a la propia naturaleza de los autos y el conducir, la cual representa muchos riesgos, ya sea por negligencia de los conductores, de terceros o de simples accidentes inevitables.

La condición de los caminos, inclemencias del clima, el exceso de velocidad y la ingesta de bebidas alcohólicas siempre son los principales causantes de:

  • Choques entre vehículos.
  • Volcaduras.
  • Impactos con bardas, postes y mobiliario vial.
  • Colisión con viviendas e inmuebles privados y públicos.
  • Caída de puentes y barrancos.
  • Derrapes.

Este tipo de accidentes pueden causar desde infecciones leves al vehículo (que aún así suelen ser muy costosas) hasta la pérdida completa del coche.

Y no solo eso, pues en el peor de los casos también pueden provocar heridos y hasta pérdidas humanas, lo cual es mucho más importante que una pérdida material.

Por ello es indispensable siempre ser prudentes, conducir bajo el apego a las reglas de conducción y por supuesto, estar protegidos por un seguro de auto que nos respalde ante cualquier eventualidad.

Fenómenos y desastres naturales

También este es un factor de gran importancia, pues los desastres naturales son completamente impredecibles e inevitables, los cuales año con año causan miles de millones de pesos en pérdidas materiales de todo tipo.

Por la geografía y variedad climática de nuestro país, existe una enorme variedad de fenómenos naturales que se pueden presentar todo el tiempo y en diferentes lugares del territorio.

Estos en la mayoría de los casos son impredecibles y son de una magnitud tal que pueden causar destrozos catastróficos en viviendas y por supuesto, en automóviles.

Entre los más frecuentes y presentes en nuestro país se encuentran:

  • Terremotos.
  • Derrumbes.
  • Huracanes.
  • Tornados.
  • Inundaciones.
  • Incendios forestales.
  • Caída de árboles.
  • Granizo.
  • Maremotos.
  • Erupciones volcánicas.
  • Hundimientos y socavones.

Ante todos estos desastres de origen natural es imprescindible contar con el respaldo de una póliza que nos ayude a reparar o reponer completamente la unidad en caso de daño catastral.

De no contar con ella, el precio que tendríamos que pagar para la reposición del vehículo puede ser muy elevado o prácticamente imposible de costear, más cuando otro tipo de pertenencias y propiedades también han quedado afectadas.

Incidencia Criminal y Vandalismo

Como lo hemos mencionado, el factor humano también representa una seria amenaza para la integridad y permanencia de nuestro vehículo en nuestro haber.

Diferentes delitos como el robo total, de objetos y autopartes nos amenazan diariamente.

Ya sea que estemos conduciendo o hayamos dejado el auto estacionado, estos crímenes se pueden presentar en cualquier lugar y a cualquier hora del día.

Ya no importa si estamos presentes o no, y tampoco los avanzados sistemas de vigilancia y seguridad, pues parece ser que la impunidad y el deficiente actuar de los cuerpos de seguridad pública hacen que los delincuentes roben con toda tranquilidad nuestra propiedad.

Lamentablemente es un hecho que la tendencia de este crimen sigue a la alza en prácticamente todos los estados de la República, en los cuales diariamente se reportan abundantes casos.

A pesar de que existen ciertos modelos que por sus características son más propensos o atractivos para ser hurtados por parte de los criminales, todos los autos se encuentran vulnerables.

Esto sin importar su marca, modelo, año o valor, pues de una forma u otra son útiles para estas bandas del crimen organizado.

Se estima que cerca del 60% de los autos robados son desarmados para venderse por piezas o refacciones, el 30% son comercializados nuevamente con documentos falsificados y el porcentaje restante es usado para perpetrar otros delitos.

Además a nivel nacional, menos del 30% de los coches son recuperados o identificados una vez que se registra el robo, y los que llegan a hacerlo, regresan considerablemente dañados.

Por eso la importancia de contar con un respaldo legal y económico como el que brinda el seguro de pérdida total, con el cual recibiremos a asesoría pertinente y el apoyo económico para la reparación del daño.

Daños por accidentes o causas múltiples

Existen otro tipo de incidentes que no necesariamente entran dentro de las categorías anteriormente mencionadas, sin embargo pueden suceder y pueden afectar gravemente nuestro auto.

Por ejemplo, la caída de objetos de diferente naturaleza y por distintas causas es un evento lamentablemente común, ya sea por descuido humano o por situaciones naturales.

También existen riesgos como explosiones, e incendios accidentales y causados en nuestro vehículo por diferentes causas, ya sea desde agentes externos hasta fallas en el propio motor.

Además, también debemos considerar los ataques de los que podemos ser víctimas por parte de terceras personas, pues es lamentablemente frecuente.

Año con año se registran pérdidas materiales por vandalismo, protestas, alcance de proyectiles y balas, etc.

Ante esto es necesario contar con un seguro de pérdida total para garantizar la indemnización y reposición del auto en caso de que quede en condiciones de chatarra.

¿Cuando se considera pérdida total por daños materiales?

La pérdida total por daños se registra cuando las afecciones al vehículo, ya sea en la parte estética y mecánica son irreversibles o no costeables.

Existen diferentes tipos de impactos que pueden inhabilitar por completo el funcionamiento del coche.

Esto puede ser en el aspecto estético: Carrocería, defensas, pintura, hojalatería, luces, cristales, interiores.

O en las cuestiones mecánicas: Motor, llantas, dirección, sistema eléctrico, almacenamiento de combustible, etc.

Cuando la magnitud del daño llega a ser considerada irreparable, puesto que componente vitales han quedado destruidos o los costos de reparación ascienden a más del 50% del valor del vehículo, es cuando se declara la pérdida total.

En este caso esta es evaluada por un ajustador o un mecánico profesional, los cuales determinarán si es posible la reparación o cuál será el costo de esta.

En caso de que sea poco viable o imposible, se dará por perdida la unidad y si cuentas con el seguro de pérdida total se te pagará una indemnización.

¿Cuando se declara pérdida total por robo?

En el caso del robo de autos, se declarará la pérdida total después de que pase un lapso de 30 después del hurto y tu auto no sea localizado.

En este periodo de tiempo tanto las autoridades de seguridad pública como la aseguradora emprenderán las investigaciones y búsqueda correspondiente para tratar de encontrar el vehículo y los criminales.

Es importante que desde el primer momento en que te percatas de la desaparición del coche lo reportes a tu aseguradora y denuncies inmediatamente.

Para esto siempre debes tener a la mano todos los documentos de identificación del vehículo y tuyos.

Esto va desde la póliza de seguro, tarjeta de circulación, licencia de conducir, número de placas, número de serie y descripción del coche (marca, modelo, año, versión, color, etc.).

Esto último es sumamente importante para poder encontrar rápidamente el auto antes de que sea probablemente revendido o desarmado.

Poner tu denuncia en la Agencia del Ministerio Público es indispensable para que pueda iniciar el trámite con tu aseguradora.

En este proceso muchas brindan el servicio de auto sustituto mientras se trata de encontrar el tuyo.

En otras ocasiones se te podrá una indemnización para que pagues tu transporte privado mientras se hacen las averiguaciones.

En caso de pasen más de 30 días y el vehículo lamentablemente no sea encontrado o haya sido recuperado en malas condiciones, se te pagará una indemnización monetaria.

¿De cuánto es la indemnización por pérdida total?

La cantidad que se te será pagada por el seguro de pérdida total, ya sea por daños materiales o por robo es variable en todos los casos.

Esta dependerá de la aseguradora, la cobertura que tengas, el monto asegurado y el valor de tu vehículo.

Esta cantidad siempre se establece desde que contratas el seguro y viene en la póliza que se te entrega.

Es establecido por el agente de seguros con el que realizas el trámite y puede establecerse sobre:

  • Valor Factura: Costo del auto salido directamente de agencia.
  • Valor Convenido: Es el valor de tu auto calculado dependiendo su modelo, año y condiciones en las que se encuentra.
  • Valor Comercial: Es un valor fluctuante, el cual consiste en las cotizaciones de tu coche y modelo en el año en que se presenta el incidente.

Este dependerá de la aseguradora, el paquete que contrates y por supuesto, del valor del vehículo.

Es importante que consideres que también podrá aplicar un deducible, que es la cantidad que debes de pagar para que la aseguradora se haga responsable de resarcir el daño.

En algunos casos es posible que se omita el cobro de este deducible, principalmente en las coberturas amplia y amplia plus.

Estas se caracterizan por ser las más exclusivas y con los mejores beneficios, en las cuales con frecuencia se omite el cobro de deducible en caso de robo total o pérdida por daños.

Sin embargo, se cobre deducible o no, siempre se prevén en estas el seguro de pérdida total, por lo que puedes estar seguro de que siempre se te indemnizará.

Coberturas con Cero Deducible y mayor indemnización

Como mencionamos anteriormente, existen pólizas en las que se omite el cobro del deducible por pérdida total, el cual con frecuencia suele ubicarse alrededor del 10% del valor del auto.

De esta manera se te entrega íntegra la cantidad acordada en la póliza del valor del auto, que como mencionamos, puede ser el valor factura, convenido o comercial.

Inclusive hay ciertas aseguradoras que no solo omiten el cobro del deducible, sino que te compensan un 10% adicional de este.

Con este beneficio se busca asegurar que podrás reponer tu auto con el mismo modelo o uno de iguales características y valor de mercado.

¡Prevenir es lo más importante para evitar pérdidas!

La prevención sin duda alguna es lo más importante para evitar el daño o la pérdida total de nuestro patrimonio de alto valor.

Conocer los principales factores de riesgo de nuestra localidad y estar preparados para enfrentarlos es lo mejor y más efectivo que podemos hacer.

Por ello es que hay que ser muy prudentes en la parte que nos toca a nosotros, como conducir de manera responsable y bajo los parámetros del reglamento de tránsito.

Sin embargo sabemos que hay ciertos factores que no se pueden anticipar y evitar, tales como los robos o los desastres naturales.

Ante todo esto es indispensable contar con un seguro de pérdida total que garantice la indemnización y reposición de nuestro vehículo en cualquier situación.

De esta manera estaremos garantizando la permanencia de nuestra inversión, estilo de vida y estabilidad económica.

Esto es fundamental si nuestro vehículo forma parte fundamental de nuestro trabajo o de nuestra fuente de ingresos, como es el caso de taxis y autos usados para Didi, Uber y plataforma similares.

Por ello en Mejor Seguro de Auto te ayudamos a encontrar el mejor seguro de pérdida total para que puedas dormir y viajar con la tranquilidad de saber que estarás respaldado en caso de una pérdida.